Publicidad

Quiastolita


Protectora. Reuma. Gota.  Fortalece la circulación sanguínea y los nervios. Parálisis.  Estabiliza las emociones. Fobias. Pesadillas. En la zona y/o llevarla.

Peso aprox.: 22,4 g. Tamaño aprox.: 2 cm x 2 cm

El precio corresponde a una unidad. La fotografía es orientativa, puede no corresponder con la que se envía.

Más detalles


3,50 € IVA incluido

(2,89 € IVA no incluido)

Disponibilidad Inmediata

46 productos en stock


Ayuda a los moribundos. Calma los miedos. Sentimientos de culpabilidad.

Según cuenta una leyenda, que por cierto es preciosa, éstas gemas son las lagrimas de una mujer blanca que se enamoró de un guerrero Araucano que la había secuestrado. A los demás guerreros de la tribu no les agrado esta unión y se opusieron a ello, así que lo secuestraron con el fin de que la abandonara.

Una noche le contaron a ella que el guerrero había muerto y ella huyó a buscarlo llorando y sus lágrimas se convirtieron milagrosamente en éstas gemas.

Cuando los indios vieron este milagro de amor la perdonaron. Después metieron estas gemas que eran sus lágrimas en una calabaza e hicieron un ritual y entonces las gemas comenzaron a saltar dentro de la calabaza ordenando la liberación del guerrero.

Al final del Precámbrico, hace 650 millones de años, nació la quiastolita, que es una variedad de la andalucita y dio a luz a las piedras de San Pedro al entrar en contacto con sedimentos arcillosos. Las «sampedras» sólo pueden encontrarse en los concejos asturianos de Boal e Illano y en algunas zonas rocosas de la Patagonia argentina y chilena. En América se conoce a la quiastolita por el nombre de «piedra cruz del Sur». Todos los pueblos que han entrado en contacto con la quiastolita la han usado como amuleto. Son muchas las propiedades que se les han atribuido a estas piedras a lo largo del tiempo. Siempre en dos direcciones: alejar el mal o propiciar el bien.

Los celtas utilizaban la quiastolita como carné de identidad. En la Edad Media, los peregrinos que avanzaban hacia Santiago de Compostela. El secreto de la cruz de la quiastolita es la cristalización en macla: dos o más cristales gemelos, orientados simétricamente respecto a un eje, se asocian.

El nombre del mineral proviene de la palabra griega «kiastós», que significa «cruzado en aspa». La fórmula química de esta variedad de andalucita es SiO5Al2. A partir de esta molécula es muy sencillo descifrar el código quiastolita: «Satán invadirá el Occidente cinco veces. Andalucita lo liberará dos».

 

 

 

Cesta  

(vacío)

OFERTAS

Ofertas