Publicidad

Buda Niño Tumbado Amatista


Original Buda Niño tumbado, en resina, La imagen de Buda creará un lugar lleno de armonía, paz y felicidad. con dos puntas de Amatista. El mineral se puede intercambiar.

Base: 21 x 8 cm. Alto: 22 cm. Peso 555 g. 

Más detalles

En oferta!
25,20 € IVA incluido

(20,83 € IVA no incluido)

36,00 € IVA incluido

(Ahorro: 30 %)

Disponibilidad Inmediata

1 producto en stock


Muchos cristales tienen puntas. Las puntas pueden ser naturales o artificiales. En la sanación cuando el cristal apunta lejos del cuerpo, lleva la energía hacia fuera. Cuando apunta hacia dentro, canaliza energía hacia el cuerpo.

La amatista es una de las piedras más espirituales, una piedra maestra. Es el cristal que para el trabajo espiritual,es absolutamente imprescindible. Piedra del tercer ojo por excelencia; de modo que trabajar con ella situándola en el tercer ojo para estimularlo, nos permite abrirlo y limpiarlo, dejando aflorar así todo lo que llevamos dentro. Piedra para abrir la intuición y reforzar los dones psíquicos.

Es una de las piedras del primer chakra y del sexto chakra de modo que es fabulosa para activar la energía de estos importantes centros de poder. Estimula los chackras de la garganta y de la coronilla. Colocada sobre la frente o en la coronilla, la energía de este mineral se siente como una lluvia fresca y delicada que envuelve todo el cuerpo.

Cristal altamente protector y relajante; representa físicamente el rayo violeta alquímico de la transformación.

Las puntas de amatista se usan para sanar; pon la punta hacia ti para absorber energía y desvíala de ti para liberar energía. La amatista es especialmente benéfica cuando se lleva sobre el corazón o la garganta. Lleva la amatista siempre contigo, como joya o en el bolsillo y notarás siempre su benéfico influjo.

Cesta  

(vacío)