Publicidad

Conjunto Piedra Luna "Anna"


Original y moderno diseño de este conjunto de collar gargantilla, en rodados de Piedra Luna y caucho. Cierre de plata 925 mls. Pulsera a juego. Presentación en caja.

Peso: 133 g. Largo Total: 44 cm.

Todos nuestros minerales son naturales, no han sido creados artificialmente.

Más detalles


43,00 € IVA incluido

(35,54 € IVA no incluido)

Disponibilidad Inmediata

1 producto en stock


PIEDRA LUNA

Se la conoce también con los nombres de Piedra Lunar y "adularia". Es una de las variedades más valiosas del feldespato, uno de los minerales más abundantes de la Tierra. Puede presentar una amplia gama de colores y todas poseen un resplandor azulado o blancuzco denominado "adularescencia" que tanto cautivó a nuestros antepasados y todavía hoy sigue seduciendo a quien la admira y posee. Se piensa que tiene una facultad muy especial.

Tal vez es la única piedra capaz de captar los estados de ánimo de las personas y las energías que impregnan un ambiente determinado y manifestarlo cambiando ligeramente de matices. Si la energía que desprende la persona con la que está en contacto es positiva, la Piedra de la Luna siempre muestra unas tonalidades azules o violetas mucho más intensas, con más luminosidad y viveza. Si la energía que desprende la persona es negativa, la Piedra de la Luna pierde su brillo intenso y su luminosidad y se oscurece hasta adoptar unas tonalidades más grises o pardas.

De esta manera detecta nuestra energía, nuestra luz interior, nuestra luminosidad como personas. Cuanto mayor es el resplandor azulado o violeta de la adularia, mayor es la energía positiva que desprende la persona con la que está en contacto. Lo mismo sucede con los ambientes. La adularia es capaz de cambiar sus tonalidades y luminosidad dependiendo del ambiente en el que se encuentre. A mayor energía positiva del entorno mayor luminosidad y colorido.

Así es como esta piedra tan peculiar nos anuncia que algo no funciona correctamente dentro de nosotros o que nos hallamos inmersos en un entorno nocivo. Se convierte de esta forma en un perfecto detector y en un ávido mensajero de señales. Cuando la Piedra de Luna nos avisa hay que estar alerta. A la Piedra de la Luna no se la puede engañar.

Ella siempre nos ilumina de alguna manera con ese brillo de luz de luna que parece apreciarse reflejado en su superficie. Por eso se piensa que durante las noches protege de las pesadillas y durante el día es capaz también de defendernos de los personajes hostiles que actúan en la oscuridad de la noche. En la India, de donde procede, se pensaba que una vez cada 21 años el Sol y la Luna tenían un vínculo muy especial entre sí y esto daba lugar a que el oleaje arrastrara estas piedras hacia la orilla. Además se la considera una piedra sagrada que otorga buena suerte y era muy apreciada por los enamorados quienes afirmaban que despierta la pasión y la ternura. Por este motivo es muy común que el novio regale a la novia una piedra de estas características el día de la boda. Todavía hoy es un regalo muy valorado por los amantes.

PROPIEDADES:

Armoniza. Inquietud. Preocupación. Tristeza. Duelo. Desequilibrio emocional. Sistema digestivo. Ulcera de estómago. Irritabilidad. Melancolía. Depresión. Equilibra las hormonas. Embarazo, parto y lactancia. Centra, protege y equilibra. Pesadillas y terrores nocturnos. Asma, epilepsia, estrés físico y/o emocional, .personas diabéticas o hemofílicas leves a las que les cuesta detener una hemorragia y cicatrizar pequeños golpes. Limpia el sistema inmunológico. Pone al hombre en contacto con su parte femenina. Llevarla. Base cráneo, nuca.

 

Cesta  

(vacío)

OFERTAS

Ofertas