Publicidad

Varillas de Radiestesia


Las varillas de Radiestesia se usan para localización de agua, objetos perdidos,  para definir la ubicación de radiaciones nocivas y geopatías en casas y negocios. para detectar bloqueos energéticos en personas. Para medir cada chakra, y saber si están bloqueados o no.

Medidas: 40 cm  Peso: 75 g.

Más detalles


45,00 € IVA incluido

(37,19 € IVA no incluido)

Disponibilidad Este producto ya no está en stock

0 producto en stock


La radiestesia es una valiosa herramienta para el autoconocimiento. Podemos utilizar una varilla, un péndulo o un bio-tensor, pero ahora nos vamos a ocupar de las Varillas de Radiestesia. En principio las primeras varillas de radiestesia estaban hechas de madera de avellano, pero la tendencia actual ha hecho que lo más frecuente sea encontrarlas en distintos metales, aunque siempre se usan metales que sean especialmente buenos conductores de la energía.

El uso de la varillas en ángulo, también conocidas como varilas L,  pueden utilizarse para obtener respuestas del tipo “si, no o tal vez” a las preguntas que les planteemos, aunque suelen ser más utilizadas para encontrar: -Agua, minerales, petróleo, también puede determinarse la dirección en la que fluyen los líquidos y su cantidad o espesor. -Líneas geopáticas de stress. -Objetos perdidos. -Medición de campos auricos o chakras individuales.

Las varillas de radiestesia pueden tener cualquier medida, ser de cualquier material y pueden incluir mangos en su lado más corto o no incluirlos en absoluto. La longitud de los dos lados suele tener relación de 3 a 1 para ser equilibrada. Con frecuencia las varillas L suelen hacerse de cobre o latón, y tienen mangos de cobre o plástico en sus extremos más cortos, esto facilita que la varilla gire con libertad. De todas formas las asas no son imprescindibles, y si estima que la relación de ambos lados no es equilibrada, puede recortarlas fácilmente, deje que le guíe su intuición, las varillas no son más que un indicador.

Mantenga las varillas con firmeza, pero dejándoles libertad de movimiento, con el dedo índice a 1 centímetro de la parte superior de las asas. Si las varillas no tienen asas debe sujetarlas lo justo para mantener su control, pero dejándolas girar con facilidad. Sujete una varilla en cada mano, alejadas de su cuerpo, con los brazos doblados en ángulo de 90 grados, las varillas deben apuntar a la lejanía, y estar paralelas al suelo, la posición inicial le recordará a un pistolero.

Para evitar un excesivo movimiento brusco de sus varillas, puede apuntar muy ligeramente hacia abajo, al principio le será más sencillo estabilizar el movimiento de las varillas si apoya sus codos en su cintura. Determinación de la posición de hallazgo: Antes de empezar su actividad debe decidir si cuando encuentre su objetivo las barras se cruzarán, formando una X, o bien si las barras se separarán, abriéndose y quedándose en esa posición, formando una linea recta. Con estas nociones, es hora de empezar a practicar….

Cesta  

(vacío)

OFERTAS

Ofertas