Publicidad

Rodado Amatista Bandeada


Peso y tamaño aproximado 5,5 g x 1,5 cm x 1,5 cm.

Piedra recomendada por Santa Hildegarda (Ver libro)

El precio corresponde a una unidad. Todos nuestros minerales son naturales no han sido creados artificialmente.

 

Más detalles


2,50 € IVA incluido

(2,07 € IVA no incluido)

Disponibilidad

30 productos en stock


Amatista

Su color puede ser violeta pálido a violeta rojo (su color se debe al contenido de hierro, el manganeso y el titanio). Brillo vítreo, transparente.

Es la piedra de la transformación de la negatividad en positividad. A niveles físicos, ayuda en los problemas de insomnio y pesadillas. Dolores neurálgicos, jaquecas. Puede aplicarse directamente sobre la zona afectada por el dolor: (nuca, coronilla, sienes, oídos). Purifica los vasos sanguíneos. Muy buena para proteger de las vibraciones negativas. Nos ayuda a amar a toda la humanidad. Nos da Luz para resolver los problemas, y armoniza nuestra mente.

También nos ayuda a ser humildes. Hace los sueños más agradables. La amatista significa pureza, castidad, espiritualidad. Ideal para meditar con ella, nos acerca a Dios. Refuerza la voluntad; por ello es ideal para la dependencia del alcohol. Aumenta la inteligencia, preservando de las enfermedades contagiosas y la gota.

Es adecuada para los sistemas nervioso y endocrino. Ayuda a la diabetes y fortalece los glóbulos rojos. Purifica y armoniza el ambiente en que se vive o trabaja, trasmutando las energías negativas en positivas. Es una piedra de poder, energía, pureza y justicia. Sirve de protección, paz y espiritualidad pues no permite la tristeza ni la injusticia. Desarrolla el poder psíquico. Es la puerta de las fuerzas espirituales superiores.

Los principales yacimientos de Amatista están en Grande do Sul (Brasil), Artigas (Uruguay) y Misiones (Argentina), también: México, Rusia, Madagascar y Canadá. La Amatista canadiense de Thunder Bay, Ontario, es distinta, a efectos sanadores, de la Amatista brasileña más común, pues contiene mayores niveles de energía roja. La Amatista de Groenlandia es de un azul intenso.

En la magia renacentista, las Amatistas grabadas con la imagen de un oso se usaban como amuletos protectores. En épocas greco-romanas, los anillos de Amatista engarzados en bronce se usaban como amuletos contra el mal, y las copas mágicas esculpidas en la Amatista desterraban el dolor y el mal de todos los que de ella bebían. También se utilizaban en las fiestas orgiacas dedicadas al dios Baco, a causa de su poder de mantener sobrio a aquel que las llevara.

Durante la Edad Media, la Amatista llegó a ser incluso más cara que el diamante. Era utilizada por el alto clero y la nobleza, en el anillo de los obispos, de los reyes, de los príncipes y de los duques, como símbolo de poder absoluto, pues quien conocía el espíritu también dominaba la materia. Los medievales creían que la Amatista proporcionaba la felicidad conyugal. Por ello, en las bodas de los ricos, los novios besaban el anillo de Amatista del Obispo que celebraba la ceremonia. Las madres que se despedían de sus hijos cuando estos partían a la guerra o tenían que enfrentarse a algún duelo, les entregaban una Amatista para que los protegiese, puesto que ellas no podían hacerlo. Cuando nacía un niño, se le consagraba una Amatista para fortalecer a sus ángeles guardianes y protegerlo de las enfermedades y del "mal de ojo". Los príncipes más ricos mandaban tallar sus copas en rocas de Amatista, creyendo que éstas se romperían en el caso de que su contenido estuviese envenenado.

En la tradición oriental, la Amatista es una piedra del tercer ojo "Ajna" o "Ojo de Shiva", por lo cual abre la "Tercera Visión". Es una piedra lunar. Bajo la influencia de la Luna que, simbólicamente, es una de sus divinidades regentes, esta piedra sagrada despierta en nosotros el aspecto femenino del Universo. Esto significa despertar en el ser humano sus facultades mágicas latentes: intuición superior, sueños inspirados, dones de premonición, sexto sentido, comprensión subjetiva, visiones astrales y trances místicos. Ella nos conduce hacia las emociones elevadas, la sensibilidad espiritual y el placer. No es mera casualidad que fuera utilizada por las gitanas para estimular el don de la interpretación de los sueños, la adivinación y la lectura del aura.

Al igual que el "yo superior", que también está vinculado al "tercer ojo", la Amatista facilita la plena realización de la mujer y estimula el aspecto femenino en el hombre. La Amatista es una lección de humildad. Al mostrarnos lo infinito de la divinidad que nos rodea, nos muestra lo ridículo que es el Ego. Revelándonos la eternidad, los dones mágicos y un Universo vivo y consciente, nos hace ver lo pueril que es nuestra ilusión sobre lo que somos y lo que pensamos cotidianamente.

De entre todas las piedras del reino mineral, la Amatista es la que posee una auto-conciencia más acentuada y una mayor personalidad. Ella emite vibraciones positivas, mensajes, enseñanzas de la vida y avisos prudentes, con gran claridad. Aquel que conviva con ella, oirá con nitidez su voz interior, descubrirá una amiga sincera, una compañera leal y una sabia consejera. Normalmente, el portador de la piedra suele desarrollar un gran amor hacia ella, y puesto que es la piedra que más desarrolló esta sublime vibración denominada "Amor", ella ama profundamente a aquel que la lleva consigo por la vida.

Cada piedra de Amatista actúa como una madre protectora con su portador. Colocada debajo de la almohada o usada en la cama, la Amatista aleja el insomnio y las pesadillas. Produce un sueño pacífico y sueños agradables, curativos y hasta proféticos. Sin embargo, también asegurará que quien la usa no se quede dormido en caso de necesidad. La Amatista es la piedra de la paz. Cuando las tensiones de la vida cotidiana desbordan en tu interior, sostén una Amatista en tu mano izquierda (en la derecha si eres zurdo/a). Deja que sus vibraciones calmantes, relajantes y pacíficas te invadan. O mejor aún, usa una Amatista de manera que te toque la piel para evitar esos estados tan perturbadores. La Amatista calma los miedos, eleva las esperanzas, levanta el espíritu y fomenta pensamientos de la realidad espiritual detrás de nuestras vidas. Usarla significa alejar la culpa y el autoengaño, ayuda a superar adicciones como el alcoholismo, pone freno al exceso de indulgencia y otorga buen juicio, calma las tormentas emocionales. Aun en situaciones de posible peligro, la Amatista acudirá en tu ayuda.

La Amatista también brinda coraje a quién la usa y es un poderoso amuleto para los viajeros. Quien la usa está protegido contra los ladrones, el daño, la enfermedad y el peligro. Gracias a que es una piedra espiritual, la Amatista se usa con frecuencia durante la contemplación o se coloca en simples altares de meditación. Una pieza puesta delante de una vela blanca y un incensario dentro del que arde algo calmante y de elevadas vibraciones, como el sándalo, es favorable para las prácticas de meditación. Los baños previos a la meditación pueden ser una poderosa forma de ponerte en armonía. Mientras te bañas, haz arder una vela de color púrpura claro y rodea la vela con Amatistas.

La Amatista también se usa para aumentar la conciencia psíquica y para agudizar el "sexto sentido". Naturalmente, se usa durante sesiones psíquicas o adivinatorias. Como también es una piedra de sabiduría, permite que la información recibida a través de la mente psíquica sea utilizada adecuadamente. Esta bella piedra también agudiza la mente consciente, estimulando el ingenio y aumentando los poderes mentales. Se utiliza para mejorar la memoria, para aliviar las jaquecas y para mantener los pensamientos de acuerdo con los objetivos de la vida.

Tiene la virtud de apartar los insomnios y para ello nada mejor que colocar una amatista debajo de la almohada y si va acompañado de un cuarzo rosa y un cuarzo blanco, mucho mejor. Piedra de amor puro y verdaderamente emocional, muchas veces los amantes se las intercambian para fortalecer su compromiso. Aquellos envueltos en juicios legales usan la Amatista para asegurarse de que se haga el bien. Tener una Amatista en una habitación la protege y la convierte en una estancia relajante, el color ultravioleta es muy empleada por médicos y sanadores. Relacionada con los chakra coronaria y tercer ojo. Antiguos alquimistas decían que la piedra se oscurecía si se encontraba o enfrentaba con po

Cesta  

(vacío)

OFERTAS

Ofertas